EL BEBÉ SIENTE TODO LO QUE PASA AFUERA DE MAMÁ

Uncategorized 1672 Visitas

Cuando estás embarazada te haces preguntas, miedos y emociones encontradas. Estás ansiosa pero a su vez inmensamente feliz, porque sabes que una nueva vida está en tú vientre y que depende de ti para desarrollarse óptimamente y llegar a este mundo para complementarte.

Una de las grandes interrogantes que se hacen con frecuencia las embarazadas es que pasa en su vientre. Que hace el bebé, que siente y que de lo que pasa fuera de ese ambiente, le afecta de una u otra manera.

En este artículo, te hablaremos de si es cierto que el bebé puede sentir todo lo que pasa en el exterior, es decir, fuera de su casa por nueve meses y que tanto esto marca su vida cuando nazca. Esperando que te sirva de información y calme un poco tus angustias, te diremos que:

¿Qué puede sentir el bebé dentro del vientre?
Dentro de ti, el bebé puede sentir todo lo que pasa dentro y fuera del vientre materno. En los primeros tres meses de embarazo el bebé duerme la mayor parte del tiempo.

Pero a medida que los meses van pasando, el va creciendo y evolucionando y sus sentidos se van agudizando, lo que les permite ser más sensibles a todo lo que pasa a su alrededor, será de manera interna o externa.

Lo primero que el bebé siente son los procesos internos de su mamá. Es decir, el flujo de su sangre, los procesos de digestión y excreción de desechos y lo más determinante el latido del corazón de su progenitora, que lo reconocerá cuando nazca y esto lo calmará y lo hará sentir seguro en todo momento.

Luego, aproximadamente al quinto mes, comenzará a percibir los ruido externos a “su casa”. Los ruidos suaves y armoniosos lo mantendrán tranquilo y le permitirán descansar, los ruidos fuertes o golpes lo alteraran, y comenzará a moverse con fuerza.

Sexo en el embarazo, ¿qué siente el bebé?

El deseo sexual en el embarazo varía mucho a lo largo de las 40 semanas de gestación sin embargo, los expertos hablan de un incremento del apetito sexual en las embarazadas, aunque muchos padres se empeñen en relatar, ya sea broma o no, que el sexo terminó con la concepción.

Muchas mujeres optan por reprimir ese deseo sexual por miedo a hacer daño al bebé durante las relaciones sexuales. Sin embargo, es uno de los mejores momentos, ya que el sexo ya no está enfocado a la concepción y las hormonas lo pondrán fácil para mejorar las relaciones sexuales. Y, por encima de todo, el bebé no sufrirá ningún daño ya que:

  • El bebé se encuentra protegido en el útero por un saco lleno de líquido amniótico, un fluido que envuelve al bebé y sirve de amortiguador ante presiones externas, movimientos bruscos, golpes o ruidos del exterior. Por lo tanto, no es posible que reciba ningún golpe como resultado de que su madre mantenga relaciones sexuales.
  • Cuando la madre llega a orgasmo, el útero se contrae, por lo que el bebé puede sentir cierta presión. No es una sensación dolorosa, ni molesta, ni tampoco implica que pudieran desatarse las contracciones que inicien el parto.
  • Se ha comprobado que la frecuencia cardíaca del bebé aumenta si la madre tiene sexo, aunque luego decrece de forma normal sin que ello pueda perjudicar al bebé.
  • El bebé suele mantenerse quieto, y es que suele ocurrir que cuando la madre mantiene una actividad física, el bebé duerme o está relajado, acunado por el movimiento, sin embargo, cuando la mamá está más relajada, el bebé se muestra más activo.

El sexo en el embarazo sólo está contraindicado cuando existe riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro, si existe sangrado vaginal, placenta previa o hay pérdida de líquido amniótico.

Compartir

Comentarios