Recién nacido es tan pequeño como la mano de su madre. Su caso ha desafiado todos los pronósticos

Uncategorized 235 Visitas

Si hay algo que me emociona mucho, son las historias de bebés que superan las adversidades y llegan a este mundo sin importar nada. Austin es un lactante de Leicester (Inglaterra), que a pesar de ser uno de los bebés más prematuros nacidos en el último tiempo en el país inglés, ha logrado seguir adelante y recibir el amor de sus padres.

Su madre, Helen, padece síndrome de ovario poliquístico y ha descrito a Austin como un “doble milagro” después de que se le dijo que nunca sería capaz de tener hijos.

La madre primeriza sufrió de un fuerte dolor en el estómago y de un intenso sangrado justo en la mitad de su embarazo. Los médicos le dijeron que estaba completamente dilatada y que no había nada que pudieran hacer para detener el parto.

El pequeño Austin Douglas llegó a este mundo a las 22 semanas (18 semanas antes de tiempo) y pesó sólo 635 gramos. Es tan pequeño como la mano de su madre.

Pesaba el equivalente a media bolsa de azúcar.

Los doctores le habían dicho a su madre Helen, de 30 años, y a su pareja Rhys, de 25, que las posibilidades de que su prematuro hijo sobreviviera eran muy pocas.

Cuando nació, su piel era tan transparente que sus órganos vitales eran visibles y en sus oídos se podían apreciar dos agujeros, ya que sus orejitas aún no se formaban completamente.

La buena noticia es que luego de pasar unas semanas en cuidado intensivo en el Hospital para niños de Birmingham, Austin se ha estado recuperando bien y ya está listo para ir a casa junto a su familia el próximo mes.

Este milagroso bebé nació solo 2 semanas después del límite para abortar en el Reino Unido, ya que según su legislación, antes de las 24 semanas el feto no se considera un ser humano.

Helen y Rhys pretenden llevar a casa a su pequeño hijo el 28 de julio, la que sería la fecha original en la que se tenía planificado el parto.

“El latido de su corazón es fuerte y puede respirar por sí mismo, cada vez se pone mejor.”

Helen, Daily Mail.

Ellos son Helen, Rhys y el diminuto Austin.

¿Quieres ver más fotos de este pequeño

milagro? Aquí te dejo algunas.

Sin duda alguna, este bebé llegó para alegrar la vida de sus padres y para desafiar todos los retos que la vida le imponga.

¡Larga vida a Austin!

Compartir

Comentarios