S3xo de reconciliación: ¿Por qué algunas personas sienten deseo tras discutir con la pareja?

Uncategorized 1391 Visitas

En plena discusión de pareja, mirarse a los ojos, desearse y empezar a hacer el amor de forma pasional y acalorada. Es una escena de película que todo el mundo ha visto en alguna ocasión y, para algunos, puede convertirse en una fantasía erótica. Pero fuera del mundo imaginario y cinéfilo, tener un encuentro s3xual para resolver un conflicto de pareja no es la mejor de las opciones.

Pero, ¿qué hace que algunas personas sientan más deseo sexual en plena discusión y otras no puedan ni acercarse al otro durante el conflicto? Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Valencia estudió cómo funciona nuestro cerebro cuando se enfada. Sorprendentemente, se encontraron respuestas comunes con la excitación s3xual. 

Tener un encuentro s3xual para resolver un conflicto de pareja no es la mejor de las opciones

La ira aumenta la frecuencia cardíaca y la tensión, reacciones que también suceden cuando hay una excitación, y que provocan un aumento de testosterona (la hormona que genera el deseo). Pero con estas conclusiones toda persona y pareja debería querer tener sexo después de una pelea. Si embargo, se ha encontrado que, al mismo tiempo, la ira también pone el cuerpo en alerta, y ante esta cada persona reacciona de un modo distinto.

Además, ante una discusión acalorada, el estado de ánimo se deprime y bloquea o dificulta las relaciones sociales. Por ende, aunque en algunos casos haya una sensación de excitación, el cerebro no se encuentra en el mejor momento para conectar íntimamente.

Años atrás se hablaba de que los hombres siempre querían tener s3xo después de una discusión y que las mujeres, en cambio, deseaban afecto. Pero en consulta, con el paso de los años estamos viendo que cada vez hay menos diferenciación entre sexos, todo depende de cómo es cada persona.

No hay diferenciación entre se3xos en la forma de reaccionar; depende de cómo es cada persona

Sí que es cierto que se ha identificado que las personas que desean tener sexo después de un conflicto acostumbran a tener menos habilidades verbales comunicativas y usan el sexo como vía para expresar y compartir las emociones. Aunque es importante aclarar que quizás un encuentro sexual puede ayudar a conectar con la pareja, pero no debe ser el sustituto de una buena conversación sobre el conflicto vivido. S no, la pareja volverá a tropezar con la misma piedra en un futuro al no haber resuelto la problemática.

Así que tenemos varias combinaciones: podemos tener s3xo y después hablar, quizás solo hablar, o comunicarnos y terminar con un encuentro íntimo. Lo importante es que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo en cómo enfocar y tratar las desavenencias.

Compartir

Comentarios