¿Cuál es la diferencia entre deseo y atracción s3xual? Te sacamos de dudas

Uncategorized 851 Visitas

La información es poder y hay que hablar con propiedad, incluso en la intimidad, aclaramos qué son exactamente el deseo y la atracción s3xual. ¿Existen el uno sin el otro?

El sexo, muy presente en nuestra sociedad, condiciona las relaciones personales e influye en la salud. En palabras de Valérie Tasso, escritora y sexóloga, «el sexo es un valor de la condición humana que nos engrandece».

Tratándose de un tema de conversación tan recurrente, rodeado de mitos y verdades, no es de extrañar que existan conceptos repetidos hasta la saciedad, como son el deseo y la atracción sexual. Estos dos términos están tan manidos que han terminado por difuminarse en el vocabulario, llegando a confundirse o entenderse como sinónimos. Pero en realidad son dos conceptos distintos. Para arrojar algo de luz en la materia, vamos a profundizar en las diferencias entre ambas expresiones.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define atracción como «acción de atraer», «fuerza o capacidad para atraer», «persona o cosa que produce atracción». La definición de deseo es «movimiento afectivo hacia algo que se apetece», «acción y efecto de desear», «impulso, excitación venérea». Entiéndase venérea en esta acepción como «perteneciente o relativo al deleite o el acto s3xual».

Atracción y deseo s3xual: similitudes y diferencias.

Su principal diferencia es que la atracción sexual es algo que se siente por una o varias personas. Es decir, cuando alguien te atrae, te gusta, ya sea por cuestiones físicas o de personalidad. En cambio, el deseo sexual apela a las ganas de tener sexo per se, en compañía o a solas. El deseo sexual es la libido, la excitación.

En común cabe destacar que ambas son estímulos involuntarios, que se pueden controlar. No obstante, el deseo sexual sí puede propiciarse mediante la estimulación, reprimirse con distracciones, o saciarse consumando el coito o mediante la masturbación.

¿Puede haber deseo sexual sin atracción sexual?

La respuesta es sí. El deseo sexual se refiere a las ganas de disfrutar del sexo, por lo que no es imprescindible que haya atracción sexual por otra persona, ya que puede satisfacerse mediante la masturbación o bien en compañía de alguien por quien no haya especial atracción. Lo que sí puede ocurrir es que la atracción sexual por alguien despierte el deseo s3xual, las ganas de tener intimidad con esa persona en concreto.

El artículo científico ‘Los afectos sexuales: la atracción’ recoge que «la atracción interpersonal supone el deseo, se caracteriza porque es la fijación o concreción del deseo en una persona, actividad o estímulo sexual. En la atracción siempre hay algo externo al propio deseo, sea una persona, objeto real o fantaseado, que se prefiere o selecciona, por su valor erótico, entre otras posibilidades. El deseo es sentido y se expresa en atracciones. Una cosa es el hambre y otra la cosa que más gusta comer»

Un estudio publicado en American Psychological Association concluyó que «tanto para hombres como para mujeres, el deseo sexual se correlacionó significativamente con la excitación sexual, mientras que la correlación entre deseo y amor no fue significativa para ambos sexos. Sin embargo, el deseo y el comportamiento sexual no coincidieron necesariamente, ya que tanto hombres como mujeres informaron tener un comportamiento sexual sin deseo».

Compartir

Comentarios