Tengo un ángel en el cielo que vela por mí

Uncategorized 209 Visitas

Gracias Mamá por educarme con tus valores.
Por enseñarme a usar los «buenos días», las «buenas tardes», el «hasta luego» y las «gracias».
Por inculcarme el respeto a los mayores y a tratar a la gente con amabilidad.
Por acostumbrarme a pedir permiso, a saludar con una sonrisa y amar a las personas por lo que son y no por lo que tienen.
Por enseñarme a ser feliz con lo que tengo y con lo que puedo obtener.
Gracias por sacar lo mejor que había en mí.

Para ti mi madre querida que hoy descansas en paz, luego de tantos años de sufrimientos y sinsabores por mi causa, llegue mi más sentido homenaje.
Cada día rezo al cielo para que Dios te tenga a su lado y desde allí puedas ver cuánto te admiro, te quiero, te agradezco y te recuerdo por lo que fuiste para mí.
Para ti mi Madre querida que ahora solo eres polvo y tierra llegue esta bella flor, símbolo de mi amor eterno por ti.

Mamá aunque ya no estas a mi lado como estuviste todos los años de mi vida, siento tu presencia y tu recuerdo me acompaña siempre, especialmente este Día de las Madres.
Descansa en paz que bien te lo mereces, después de toda una vida luchando incansablemente por mí.


Que Dios te tenga a su lado en la gloria, que por mi parte nunca te olvidaré…

Para ti Madre que luchaste toda la vida sin descanso por tus hijos, te deseo que descanses en paz allá en el cielo y que Dios tenga un huequito a su lado donde puedas tener paz eterna.


Si puedes vernos desde allá estarás satisfecha al ver nuestra felicidad, que sin ti no hubiera sido posible.

Compartir

Comentarios